logo equspaddock
como duermen los caballos

¿Cómo duermen los caballos?

¿Eres criador de caballos o prácticas equitación? De ser así, seguramente adoras a estos hermosos animales y nada mejor que saber más sobre ellos para darles un mejor trato y calidad de vida. Así pues, te has preguntado alguna vez, ¿Cómo duermen los caballos? El hecho de que nuestros caballos descansen adecuadamente contribuye a mantener una buena salud, y así, estos pueden mostrar un buen rendimiento en pruebas de agilidad o siendo animales de terapia.

A continuación, te explicaremos cómo podemos encontrar a un caballo durmiendo y demás detalles interesantes relacionados con su sueño. ¡Presta atención!

¿Cuántas horas duerme un caballo?

Un punto curioso sobre cómo duermen los caballos es la duración de su periodo de sueño. A diferencia de otros animales, los caballos duermen poco: con unas 3 horas, tienen suficiente. Es más, estas tres horas no son seguidas. La excepción, en este caso, son los potros, los cuales llegan a dormir la mitad del día.

¿Por qué los caballos duermen de pie?

Ante todo, debemos entender que los caballos son animales presa, por lo que a pesar de que vivan seguros en un establo o bajo nuestro cuidado, siempre estarán alerta por mero instinto, a la espera de algún depredador. Por lo tanto, los caballos tienen la habilidad de dormir de pie, lo cual les permite huir con celeridad si un peligro se les acerca.

De esta forma, un caballo durmiendo de este modo mantiene el equilibrio y se siente tranquilo. Por otro lado, no es bueno para los caballos estar tumbados en el suelo por mucho tiempo; sus grandes dimensiones podrían complicar una correcta circulación de la sangre, afectando sus órganos internos.

¿Los caballos tumbados pueden dormir?

Sabiendo cómo duermen los caballos, puede que también te preguntes, ¿los caballos tumbados pueden dormir? A pesar de que el descanso de los caballos es mayoritariamente de pie y alcanzan fases de sueño cortas y profundas donde recuperan fuerzas, estos pueden reposar acostados en el suelo.

Como dato curioso, es la postura donde se encuentran más relajados. Al acostarse, estos animales se introducen en lo que se llama “sueño REM”. Aunque esta etapa del ciclo de reposo es bastante corta, pueden llegar a relajarse al máximo.

Por tanto, debemos asegurarnos que nuestro caballo cuente con una cuadra lo suficientemente grande como para que pueda recostarse cómodamente y con tranquilidad. De hecho, si tienes la oportunidad de ver caballos en un prado, seguramente podrás visualizar alguno completamente acostado, con sus ojos cerrados y moviendo sus patas: estas señales nos indican que está soñando.

Incluso, podemos hallar varios caballos tumbados, pero siempre habrá alguno de pie y alerta, por si algún peligro acecha.

En suma, tener conocimiento sobre cómo duermen los caballos es imprescindible para comprender cómo funciona su organismo, y así, disponer de mejores herramientas para mejorar su calidad de vida.  Su descanso es clave para su buena salud, por lo que, si tienes la suerte de tener a tu cargo a estos maravillosos animales, te recomendamos comprobar si tienen suficiente espacio para dormir y si esta estancia es confortable.